Titan Desert 2015. Etapa 3: Toughach - Lamdouare

titan-desert-2015-etapa3-cronica.jpg

Primera parte de la  etapa maratón: 113 kms que empiezan con el paso de un pequeño puerto con algunas rampas importantes. Pistas pedregosas en la primera parte para llegar a caminos con algo más de arena.

 

b2ap3_thumbnail_etapa3-titandesert-2015-2.jpgParece que soy capaz de tolerar algo los cereales del desayuno y por supuesto los pequeños bocatas del jamón que mi padre se había ocupado de buscarme para venir a la Titan (¡sin jamón no se puede venir a la Titan!).

La etapa de hoy no era del todo mala para mí, así que a pesar de todo el mal cuerpo y del poco sueño, me encaminé con ilusión a la línea de salida. Había que cambiar un poco el “chip”, ya que lo importante es que seguía en carrera a pesar de la caída y la gastroenteritis, así que debía ser positivo y procurar seguir luchando. Sobre todo debía de asegurar para poder seguir en carrera.

Hoy la salida fue distinta. Etapa maratón y bastante peso en nuestras bicis. Menos velocidad, menos tirones, menos nervios… La carrera ya iba haciendo mella en todos. Como positivo, que comenzaba por un paso de montaña. No muy largo, pero que me favorecería para colocarme en carrera.

Y así fue, ya que coronando alcanzaba al grupo de las féminas favoritas. Nuevamente sabía que estaba bien situado. Y así, de la rueda de Sandra Santayes (para mí todo un referente en la Mtb), hice todo o casi todo el descenso del puerto, ya que al final se me fue y no tuve narices de volverla a ver.

Tras el puerto nos tocaba un gran plateau típico del desierto, con sus pistas interminables, sus piedras sueltas, sus zonas de arena o oueds y por supuesto, su viento en contra (en el desierto siempre hace mucho viento, pero además, siempre es en contra). Así que me metí en un grupito no muy numeroso, pero con muy buen nivel y en el que encima había entendimiento y ganas de colaborar y ayudar y poco a poco fuimos avanzando y alcanzando a otros corredores, por lo que también iba creciendo en número, aunque no en voluntarios para echar una mano. Yo, generosamente me ofrecía de vez en cuando para tirar, ya que no me gusta no dar la cara en estas situaciones.

b2ap3_thumbnail_etapa3-titandesert-2015.jpgHacia el kilómetro 50 de carrera alcanzamos a un gran grupo, en el que volví a ver que iba Sandra, por lo que me alegré al confirmar que no iba tan mal colocado a pesar de las pocas fuerzas con las que contaba.

Al poco de rodar con ellos y sintiéndome bastante bien, pude ver como Sandra sufría un mal momento y se quedó descolgada del grupo y con algún pequeño problema de ánimo. Mis pensamientos fueron diversos: ¿seguía con el grupo, ya que me encontraba bien y dejaba a uno de mis ídolos sin preocuparme por ayudarla?, o ¿perdía al grupo y trataba de echarle una mano? Siempre mi mujer me dice que piense qué es lo que quiero para mí, así que miré para atrás y frené mi bici. Animé a coger mi rueda a la gran Sandra y juntos cruzamos casi la mayor parte de aquel escenario en el que no había nada de nada y con temperaturas que no bajaban de los 45ºC. A los pocos kilómetros Sandra iba más recuperada. Tanto que era ahora a mí a quien le costaba tirar de ella con el viento en contra y veía como quizás la llevaba a demasiada poca velocidad. Fuimos alcanzados por otra fémina y por mi amigo Xavi Moro “el Poli”, que nos echaron buena mano. Y poco a poco nos fuimos reponiendo hasta volver a entrar en un gran grupo que rodaba a una buena velocidad.

Hoy además de presenciar un paisaje distinto, mucho más duro, más inmenso, empezamos a ver dromedarios. Os digo de verdad que la primera vez que los ves en libertad cerca de la pista que sigues, hay algo que impresiona. Es cuando realmente tomas conciencia de que estás donde estás, de que esto es totalmente distinto a lo que nunca podrás vivir.

Y de esta forma y no sin algo de sufrimiento alcanzamos la meta del campamento maratón, que estaba situado en un paraje con el sugestivo sobrenombre de "la montaña de la momia".

 b2ap3_thumbnail_etapa3-titandesert-2015-1.jpg

Mi gran premio y el mejor premio de toda la Titan: el abrazo sincero que en meta me daba Sandra. Uno de mis ídolos del Mtb abrazándome en meta y dándome las gracias por no haberla dejado atrás. ¡Eso es lo que te proporciona una prueba como ésta!, poder correr con tus ídolos y además incluso compartir con ellos el calvario.

Valora este artículo del blog:
Probamos el lubricante de cera para cadenas Eco Lu...
Titan Desert 2015. Etapa 2: Akniuoun - Toughach

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Lunes, 21 Mayo 2018

Los blogs más leídos

Cómo empezar este artículo, sin fuerzas, sin ganas, con temor, con horror, lleno de tristeza y desangelado. Todos dicen lo mismo, tu sonrisa, esa sonr...
En este momento estoy en estado de "shock". Mi vecino y amigo Manuel ha perdido la vida en la carretera de Brenes a Carmona, donde tantas veces coinci...

Suscríbete a nuestro Blog